Humanae vitae, un nuevo frente de batalla - CR - Agenzia di informazione settimanale
Stampa la Notizia

Humanae vitae, un nuevo frente de batalla

Mientras redactamos estas líneas (sábado 28 de octubre) se está llevando a cabo en el Aula Magna de la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino (Angelicum) en la ciudad de Roma, una reunión de algunos de los más destacados líderes pro vida del mundo con el objeto de reafirmar las enseñanzas de la Encíclica Humanae vitae, del Papa Paulo VI, cuyo cincuenta aniversario se cumplirá en julio del próximo año.

La reunión -según se lee en el sitio Corrispondenza Romana del pasado 25 de octubre- responde a la iniciativa de Voice of the Family, una organización inglesa que reúne veinticinco asociaciones internacionales pro life. Entre los asistentes a esta Jornada –convocada bajo el lema “Humanae vitae cincuenta años después. Su significado ayer y hoy”-  figuran John Smeaton, Director de la Society for the Protection of Unborn Children (UK); Roberto de Mattei, Presidente de la Fundación Lepanto; Josef Seifert, Fundador y primer Rector de la International Academy of Philosophy; el Padre Serafino Lanzetta, de la Universidad de Lugano; Shenan Boquet, Presidente de Human Life International; Jean Marie Le Méné, Presidente de la Fundación Lejeune; Thomas Ward, Fundador y Presidente de la National Association of Catholic Families; Philippe Schepens, Secretario General de la World Federation of Doctors Who Respect Human Life; John-Henry Westen, Cofundador y Director de Life Site News. La apertura estará a cargo del Cardenal Walter Brandmüller y cerrará las deliberaciones el Arzobispo Luigi Negri.

Tal como lo han anunciado los organizadores el objeto de esta reunión es reafirmar la doctrina moral expuesta en Humanae vitae y denunciar los errores que se le oponen y, sobre todo, advertir acerca de ciertos intentos, provenientes de los círculos progresistas, de una “relectura” de la Encíclica a la luz de lo que se supone un “nuevo paradigma moral” tras la publicación de la Exhortación Post Sinodal Amoris laetitia del Papa Francisco.

Respecto de esto último ya han aparecido algunas iniciativas que conviene conocer. En primer lugar, en la misma Roma, el pasado 19 de octubre se inauguró en la Universidad Gregoriana, un ciclo llamado El camino de la familia a cincuenta años de Humane vitae; este ciclo prevé una serie de encuentros o lecciones mensuales, desde octubre del presente año hasta mayo del año que viene, todos ellos destinados a ofrecer una suerte de aggiornamento de Humanae vitae tomando en consideración las nuevas situaciones que hoy se viven y que afectan la existencia de la familia y de las parejas. El ciclo ha sido organizado conjuntamente por las Facultades de Teología y Ciencias Sociales de la mencionada Universidad Gregoriana y está previsto que en cada encuentro expongan dos relatores: en total, por tanto, serán ocho encuentros y dieciséis expositores.

A fin de comprender a dónde apuntan los objetivos de este ciclo es conveniente detenerse a analizar las declaraciones de sus principales responsables. Emilia Palladino, docente de Ética Familiar de la Facultad de Ciencias Sociales de la Gregoriana y uno de los dieciséis expositores del ciclo, ha declarado que “Humanae vitae sigue siendo importante porque ha señalado una posición fundamental de la familia en la Iglesia. Retomarla, cincuenta años después, significa utilizarla como una suerte de guía respecto de los cambios que han sobrevenido”. “No se trata -ha asegurado- de negar el fundamento doctrinal que toca directamente al depósito de la fe sino de reflexionar sobre la forma, indispensable para hablar a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo. No queremos dar recetas sino poner en crisis, en el sentido más noble del término, es decir solicitar un nuevo crecimiento en la fe”. “El panorama de la familia -continúa Palladino- ha cambiado por completo y de este modo el de la pareja y el de la generación de los hijos. En consecuencia, en la perspectiva de la realidad que es superior a la idea, de acuerdo con lo que el Papa Francisco nos enseña, sentimos que no podríamos hacer de esta cita una repetición formal. La gran pregunta en el fondo es entender cómo alinear el marco normativo de Humanae vitae con el empeño de renovación a la luz de la primacía de la conciencia que se respira en Amoris laetitia”. Palabras muy claras que no dejan demasiadas dudas respecto de hacia dónde apuntan las intenciones de los organizadores de este ciclo.

La misma Palladino tendrá a su cargo la sesión del próximo 14 de diciembre y el tema que abordará entonces resulta también muy sugestivo: Releer Humanae vitae (1968) a partir de Amoris laetitia (2016); título curioso, por cierto, si se tiene en cuenta que por lo general toda afirmación del Magisterio debe leerse a la luz de las afirmaciones precedentes; intentar meter en consonancia Humanae vitae con Amoris laetitia (y no a la inversa) después de afirmar que en esta última “se respira un primado de la conciencia”, dicha así simpliciter sin aclarar qué tipo de conciencia es el que está en juego, resulta cuanto menos problemático.

El panorama se completa si se tiene en cuenta que quien acompañará a Palladino en su exposición del próximo diciembre es el teólogo Mauricio Chiodi, sacerdote de la Diócesis de Bérgamo y docente de la Facultad de Teología de Italia Septentrional, autor de una obra titulada Etica della vita. Le sfide della pratica e le questioni teoriche (Ética de la vida. Los desafíos de la práctica y las cuestiones teóricas), publicada en Milán en 2006, donde sostiene, entre otras cosas, que en la intención procreadora de la pareja, normalmente ligada a la relación sexual, se encuentra “el paradigma constitutivo de la misma procreación artificial” de tal manera que esta última, como acto humano, resulta autorizada (y por ende lícita moralmente) por la misma intención procreadora de los cónyuges[1]. Tesis esta, como es fácil advertir, que implica una peligrosa apertura de consecuencias insospechadas.

Otro de los expositores del ciclo que venimos mencionando es el jesuita argentino Miguel Yañez quien enseña Teología Moral en la misma Universidad Gregoriana. El Padre Yañez -que se presenta como amigo del Papa Francisco y tuvo a su cargo la apertura del ciclo el pasado 19 de octubre- sostuvo, también, que Amoris Laetitia se inscribe en un contexto de cambios por lo que algunos puntos de Humanae vitae deberán ser pensados a la luz de las nuevas situaciones y del magisterio del Papa Francisco.

Todo este lenguaje, difuso, elíptico y equívoco, no deja dudas, repetimos, respecto de los propósitos y objetivos que se persiguen.

Pero las cosas no acaban aquí. A principios de este año, el Vaticano, casi en silencio, creó una Comisión de cuatro miembros con la aprobación del Papa, con el fin de “promover un estudio exhaustivo y autorizado” de la Humanae Vitae en coincidencia con el próximo cincuenta aniversario. Al frente de esta comisión ha sido  designado Monseñor Gilfredo Marengo quien ha procurado minimizar los alcances de los trabajos que llevará adelante la mencionada Comisión la que, según declaraciones del propio Marengo, no intenta modificar el contenido doctrinal de la Encíclica de Paulo VI sino tan sólo llevar a cabo una tarea de “investigación histórico-crítica” con el fin de “reconstruir” el proceso completo de su elaboración y redacción. Sin embargo, no son pocos quienes sospechan que de lo que en realidad se trata es de atenuar la enseñanza de la Encíclica en materia de anticoncepción so pretexto de una revisión histórica. Así las cosas, habrá que ver, finalmente, qué resulta de los trabajos de esta Comisión.

Por otra parte, el portal Catholic.net, en su edición italiana del pasado 20 de octubre, reproduce una interesante nota del periodista italiano Luciano Moia, redactor jefe del diario Avvenire, órgano oficial de la Conferencia Episcopal Italiana, bajo el título Discutere Humanae vitae? “No, riflettiamo sui temi”. Sessualità e famiglia a 50 anni dall’enciclica. Alla Gregoriana un percorso per fare chiarezza (¿Discutir Humanae vitae? “No, reflexionamos sobre temas”. Sexualidad y familia a 50 años de la encíclica. Un ciclo en la Gregoriana para poner claridad). En esta nota, además de traer noticias sobre el ya mencionado ciclo de la Gregoriana, el autor hace referencia a otras dos iniciativas, esta vez pertenecientes a dos grupos contrapuestos entre sí. “En el primer grupo -escribe Moia- se inscriben teólogos y estudiosos que, a solicitud del Instituto John Wijngaards Catholic Research de Londres, han puesto a punto un documento para pedir se modifique la posición tradicional de los llamados anticonceptivos artificiales.

El texto completo, en el que están trabajando expertos de distintas orientaciones y especializaciones, se dará a conocer en la proximidad del aniversario, pero ya se conocen los argumentos de fondo”[2]. En este texto -al que han adherido hasta ahora, siempre según Moia, unos doscientos expertos- se incluyen, además, dos detallados análisis: uno, sobre los motivos por los que los métodos naturales no pueden ser una solución a nivel global; otro, sobre las consecuencias que traería aparejadas una prohibición de la anticoncepción artificial en los países en vía de desarrollo.

“De tenor diametralmente opuesto -sigue diciendo Luciano Moia en la mencionada nota- es el documento difundido por la Catholic University of America que se titula La enseñanza de la Iglesia sobre el don de la sexualidad, en el que se ataca el texto hasta ahora difundido del Instituto Wijngaards, para reafirmar el valor profético de la Encíclica de Paulo VI y reconfirmar, en diez puntos, la intangibilidad de la posición tradicional. En una palabra, nada ha cambiado, nada debe ser cambiado”.

Es evidente, a partir de estos datos que hemos consignado y de otros que pueden sumársele (todos ellos disponibles en internet), que la celebración del cincuentenario de Humane vitae reflotará la áspera polémica que en torno de ella se produjo en 1968. Se abre, pues, un nuevo frente de batalla en el seno de la Iglesia, mejor dicho, ya se ha abierto pese a que todavía faltan largos nueve meses para el 25 de julio del año próximo.

Todo hace prever, por tanto, que tendremos un cincuentenario signado por el choque de posiciones encontradas. La pregunta que debemos formularnos es si esta confrontación, que ya ha comenzado, es sólo un debate académico entre grupos distintos de expertos y especialistas, en el que se exponen y enfrentan legítimamente ideas y opiniones distintas o si, más bien, de lo que se trata es, de un nuevo enfrentamiento entre quienes, de una parte, procuran defender la moral católica -tal como se deriva de la Revelación, de la Tradición y del Magisterio invariable de la Iglesia- y , de otra, quienes so capa de renovación y puesta al día no hacen sino socavar esa moral sacudiendo sus mismos fundamentos.

Habrá que estar muy atentos a la evolución de este debate. La trágica experiencia de las últimas décadas nos induce a temer, lamentablemente, que es muy posible que estemos ante una nueva ofensiva de la herejía modernista (o posmodernista) dispuesta a asestar un nuevo golpe a la integridad de la Fe.

Mario Caponnetto

[1] Cf. Maurizio Chiodi, Etica della vita. Le sfide della pratica e le questioni teoriche, Milano, 2006, p. 158.

[2] El principal de esos argumentos, explica Moia citando unas declaraciones de Luca Badini Confalonieri, director científico del Instituto, consiste en sostener que existe una total y explícita contradicción entre dos afirmaciones claves de Humanae vitae (que el significado procreativo está siempre presente en cada acto conyugal particular y que el método de abstinencia periódica no se considera un método anticonceptivo) y la interpretación oficial de Gaudium et spes contenida en las respuestas dadas por la llamada Comisión Doctrinal mixta a algunas propuestas de modificación que algunos padres conciliares habían hecho llegar a propósito de los parágrafos 48 a 51, sobre la paternidad responsable, del mencionado documento conciliar. Argumento que no suena muy convincente toda vez que como ha demostrado el Cardenal Pericles Felici, en un minucioso estudio de las distintas alternativas que jalonaron la redacción de Gaudium et spes, no sólo no existe contradicción alguna entre esta Constitución Pastoral y la doctrina expuesta en Humane vitae sino que, por el contrario, esta última es en todo tributaria de la primera (Cf. Pericles Cardenal Felici, De la Constitución Pastoral “Gaudium et spes” a la Encíclica “Humanae vitae”L’Osservatore Romano, 10 de octubre de 1968).

 

adelantelafe.com